October 29, 2018

October 16, 2018

September 24, 2018

Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Cómo mi vida personal afecta mi emprendimiento

August 27, 2018

Dar el salto de asalariada a emprendedora es un cambio muy grande que tiene varias ventajas y beneficios. Por ejemplo, nos convertimos en dueñas de nuestro propio tiempo y adquirimos el poder de hacer lo que realmente nos gusta y apasiona.

Sin embargo, también requiere de una gran estabilidad emocional. Durante este proceso nos iremos dando cuenta de cómo nuestra vida personal, satisfacción personal, auto confianza, roles familiares y creencias limitantes estarán a flor de piel y muy presentes durante el desarrollo de nuestro emprendimiento como partes integrales del ecosistema.

Si dejamos de lado los emprendimientos por necesidad, aquellos que inician las mujeres como una forma de subsistencia, y nos enfocamos en los emprendimientos por oportunidad, veremos que los estereotipos de género tienen un profundo impacto en la emprendedora.

 

Empezando por la culpa, ya que al estar enfocadas en este nuevo negocio, probablemente con mayor dedicación de tiempo al que se tenía cuando se trabajaba en una empresa, sentimos que dejamos de lado nuestro rol tradicional de cuidadora universal y que estamos “abandonando” a nuestros hijos y a nuestra pareja.

Mi visión sobre la maternidad y las relaciones de pareja es una en la que se migre de lo tradicional, donde la mujer es la que cuida a los hijos y al marido, la que cocina y se dedica al hogar; a una donde se comparte la carga, se motiva a la independencia de los hijos y se hace división de labores.

De igual forma nos afectan los estereotipos de género, los cuales, si la emprendedora ha tenido una crianza machista (consciente o inconscientemente), tendrá que enfrentarlos y superarlos porque el emprendimiento se muestra como un riesgo, requiere de agallas, determinación, ambición y deseo de éxito; características “tradicionalmente” masculinas.

Durante el proceso de emprendimiento nos enfrentaremos a nosotras mismas y conoceremos verdaderamente nuestro nivel de autoconfianza y amor propio. El creerme capaz, merecedora y hasta cómo manejo el rechazo, serán determinantes en mí misma para poder continuar con el negocio, confiar en mi idea, negociar con proveedores y hasta costear el producto.  

El miedo será nuestro constante compañero. Miedo al fracaso, al qué dirán e incluso miedo al éxito y al dinero. Tendremos que aprender a gestionarlo y manejarlo, lanzarnos al vacío con todo y miedo. No dejar que éste nos detenga.

Finalmente, la clave del emprendimiento es hacer algo que sea afín a nuestros intereses y motivaciones personales y espirituales. Debemos estar claras sobre quienes somos realmente y qué es lo que verdaderamente queremos en la vida. Nosotras por nosotras, no lo que la sociedad, la familia, nuestra pareja o hijos nos sugieran, digan o impongan.

En mi trabajo como Embajadora de WED (Women Entrepreneurship Day) y coach de mujeres, escucho diariamente los retos personales de las mujeres emprendedoras y he visto como en nuestro caso, en mayor medida que en los hombres, nuestras emociones, vida personal, autoestima y roles patriarcales deben ser aceptados y sanados para lograr emprendimientos exitosos y duraderos. Si nosotras estamos bien, nuestro emprendimiento también.

 

Publicado originalmente en: http://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/138927/como-mi-vida-personal-afecta-mi-emprendimiento

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square